Relación entre el dar y el recibir.

Home » Artículos » Relación entre el dar y el recibir.

 

Las relaciones humanas suponen reciprocidad: DAR Y RECIBIR. A algunas personas les resulta fácil dar, a otras; recibir. Hay personas a las que les cuesta dar, mientras que a otras les cuesta recibir. También se dá el caso de quien nunca deja de pedir. Todo lo que demos o hagamos por él, nunca le parecerá suficiente. Puede que ello se deba a un sentimiento suyo de incompetencia o de haber tenido un destino injusto en la vida.

daryrecibirTambién nos encontramos con el que da con la mano cerrada, como si le doliera hacerlo. En la relación amorosa con esa persona, no obtenemos una satisfacción verdadera, ya que sentimos que tiene mas para ofrecernos, pero que se lo guarda. Tal vez lo hace por timidez y vulnerabilidad o por miedo a que rechacen su amor al haber sido ya herida en el pasado o por no saber de que forma dar.

Finalmente, también es posible que conozcamos a alguien a quien le cueste mucho recibir. Le hacemos un regalo y obtenemos un “GRACIAS” mecánico. Es posible que ni siquiera lo abra y, con toda seguridad, no lo usara ni lo exhibirá. Estos son ejemplos de desequilibrios exagerados en las relaciones. Pero, al igual que casi todos nuestros actos, la forma equilibrada y “sana de dar y recibir también puede aprenderse” .

Dar es un acto de generosidad, damos amor de muchas y diversas maneras, expresándolo con frecuencia de forma material o con detalles. En nuestra relación con los demás, debemos saber como, cuando y que dar.

A menudo tenemos inclinación a dar lo que nosotros mismos querríamos recibir. Pero esta actitud es egocéntrica, pues ignora el verdadero sentido de la generosidad, que consiste en dar lo que los otros necesitan o quieren.

Para recibir, tenemos que estar abiertos, atentos, ser apreciativos. Por el bien de nuestra salud psicológica así como por la mejora de nuestras relaciones, debemos aprender a alcanzar un buen equilibrio entre los actos de dar y recibir. Cuando logramos el equilibrio en nuestras relaciones, alcanzamos en realidad nuestro equilibrio personal: alimentamos las virtudes de la empatía, la generosidad, la compasión y la humildad, y aprendemos a amar a los demás y a la vida misma.

A continuación agrego un video demostrativo y agradable, pero además un reflejo de las diferencias de género y entre el dar y recibir.

Espero haya sido de su agrado y utilidad este texto. Cualquier comentario, háganmelo saber!

(Un corte  de la charla matrimonial de Mark Gungor acerca de la diferencia entre los cerebros de hombres y mujeres)

Primera Parte

 

Segunda parte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Terapia Individual

Terapia uno a uno mediante chat en línea.

Terapia Familiar

Terapia en línea con los diferentes miembros de la familia. Sesiones live cam y modelación.

Terapia de Pareja

Terapia con la pareja, en sesiones individuales y conjuntas.

Life Coaching

Sesiones cortas donde tu "Coach" o entrenador de vida te ayudará en tu día a día.

Sitio desarrollado por Psicohumano.com. Todos los derechos reservados 2004-2013