Adicción al trabajo

Es imposible negar que el mundo laboral es cada vez más competitivo. La fuerza de trabajo juvenil desplaza con asombrosa facilidad a los trabajadores experimentados; las empresas ya no retienen a sus empleados por tiempo de trabajo, sino estrictamente por productividad y calidad; la actualización de conocimientos, a través de estudios de postgrado, es un imperativo para todos los profesionales. En este marco, ¿cómo no trabajar intensamente para mantener el puesto?

Sin embargo, aunque la realidad obligue a los trabajadores a estar en alerta, existe un principio superior que no se debe perder de vista: el de preservar la salud física y mental. Esta es una máxima que han olvidado los adictos al trabajo, empleados que han reemplazado la meta de “trabajar para vivir” por la de “vivir para trabajar”.

“La adicción es una relación patológica con un objeto o un acontecimiento, que puede ocurrir en cualquier trabajo”, explica Adrian Cole, un terapeuta inglés que asiste regularmente a adictos al trabajo. Según Cole, la adicción al trabajo se está haciendo más frecuente y, como cualquier otra droga, si es llevada hasta sus últimas consecuencias, puede ser mortal.
Al respecto, el especialista anota que en Japón el 10 por ciento de las muertes masculinas están vinculadas a la actividad laboral.

Perfil del adicto
Perfeccionismo, necesidad de tener el control, baja autoestima y preferencia por el trabajo individual más que el grupal definen por lo general a un adicto, que puede llevar su vida laboral de manera desbordada durante muchos años sin hacer nada para remediarlo.

Frecuentemente, esta adicción se manifiesta con largas horas de trabajo, pero el empleado no tiene necesariamente por qué estar trabajando a todas horas para quedar enganchado. Según el terapeuta, “puede trabajar un horario normal de 9 a 5, pero si todo el tiempo que pasa en casa viendo televisión en realidad está pensando en el trabajo, debe reflexionar acerca de lo que esta pasando. También existe la juerga laboral, como comidas, reuniones hasta borracheras “.

La adicción al trabajo resulta particularmente peligrosa. Por un tiempo genera felicitaciones y un salario atractivo e incluso, al inicio, es benéfica para la persona, su familia, la empresa y la sociedad. “Pero al tiempo que las recompensas se reducen, los adictos se esforzarán aún más para perseguir ese ‘arcoiris’, aunque en el fondo saben que no sirve de nada”, puntualiza Cole.

Al final del túnel
La terapia destinada a los adictos al trabajo no está orientada a hacer que estos dejen de laborar, sino a que recuperen una relación sana con el empleo. La meta es que el individuo realice una interiorización hacia su propio mundo, para que revalore los otros aspectos de la vida que pueden darle satisfacciones como ser humano.
¿Dónde acudir cuando se tienen estos síntomas?
El tratamiento, similar al que desarrollan los alcohólicos, basado en “doce pasos”, y consiste en asistir a sesiones de grupo, que incluye llevar un diario. “Más o menos el 70 por ciento experimentan mejores vidas como resultado”.

Comments

  1. Armando on 25 junio, 2013 at 5:00 PM said:

    ayuda…

  2. rosigona on 25 julio, 2013 at 5:11 PM said:

    Con mucho gusto podemos ayudarte.

Terapia Individual

Terapia uno a uno mediante chat en línea.

Terapia Familiar

Terapia en línea con los diferentes miembros de la familia. Sesiones live cam y modelación.

Terapia de Pareja

Terapia con la pareja, en sesiones individuales y conjuntas.

Life Coaching

Sesiones cortas donde tu "Coach" o entrenador de vida te ayudará en tu día a día.

Sitio desarrollado por Psicohumano.com. Todos los derechos reservados 2004-2013