Bulimia

El elemento común existente en toda tipo de desórdenes alimenticios, es la presencia inherente y constante de baja auto-estima.

Hombres y mujeres que sufren bulimia nerviosa, generalmente presentan episodios de “atracones ” seguidos de auto-purgación (lo cual significa ingerir compulsiva y desmesuradamente grandes cantidades de comida en un lapso muy corto, seguido de variados intentos de deshacerse de las calorias a través de la auto-inducción al vómito, el abuso de laxantes y/o diuréticos, o de ejercicio compulsivo), con la finalidad de auto-castigarse por aquello de lo cual de forma arbitraria se culpan. Estos síntomas tienen una relación directa con la auto imagen que perciben de ellos mismos, como se ven o como se sienten acerca de situaciones particulares que crean angustia y ansiedad. Estos episodios surgen igualmente, para evitar o dejar salir sentimientos de rabia, decepción o depresión. El estrés, la ansiedad o incluso la infelicidad, pueden ser las claves detonantes que precipitan estos episodios.

Hombres y mujeres con bulimia, son generalmente conscientes de que sus hábitos alimenticios no son normales. Fascinados por el efímero placer que les produce la comida, se hacen acreedores de revistas y libros de cocina que contienen recetas y disfrutan las discuciones sobre temas relacionados con dietas extraordinarias. En ocasiones, los bulímicos pueden presentar cuadros de anorexia nerviosa entre periódos de atracones y purgaciones, lo cual representa un peligro adicional. Recurridos episodios en los que se ingieren grandes cantidades de comida rapidamente, que preceden un agudo sentimiento de culpa seguidos de purgaciones, con ausencia total de control sobre los hábitos alimentos alimenticios, regularmente acompañados por el abuso de pastillas (laxantes, diuréticos y para dietas), de planes de ejercicio y dietas rigurosas y una permanente preocupación por el cuerpo y sus dimensiones, pueden ser síntomas de alerta, que indiquen que alguién probablemente sufre de bulimia nerviosa.

Quienes sufren de bulimia nerviosa, probablemente comprará y guardará comida para los atracones posteriores en forma secreta, sufriendo grandes fluctuaciones en su peso.

Diferencia entre anorexia y bulimia…
Hay diversas similitudes entre estos dos desórdenes alimenticios. El factor que mas los une, es la causa por la cual se desarrollan. Parece estar presente en una significativa mayoría de los casos, la exposición de los pacientes, a diferentes clases de abusos tales como, el emocional, el sexual o/y el físico, sin embargo debemos recordar que estas circunstancias no se presentan en todos los casos. Existe igualmente, un correlación directa con pacientes que sufren de una aguda depresión (sea esta diagnosticada o no), siendo dificil diferenciar, cual resulta ser la causa y cual la consecuencia. Otros inmesurables motivos emocionales interactuan constantemente en el paciente, aun cuando la proyección sea una única obsesión; el control sobre el peso y la comida. Para los hombres y mujeres que sufren de Anorexia y Bulimia, existen conflictos emocionales bastante profundos y dolorosos que deben ser resueltos.

Quienes padecen este tipo de compulsión deben someterse a un tratamiento integral e individualizado que incluya revisiones médicas, asesoría nutricional y psicoterapia individual y grupal.
Los aspectos medulares del tratamiento son:

– Dieta: debe estar orientada a restringir el consumo de calorías el promedio ideal es de entre 1100 y 1200 al día y proporcionar alimentos ricos en hierro, zinc, vitamina B6 y ácido fólico.
– Ejercicio: es necesario mantener el equilibrio entre la cantidad de energía que se consume y la que se gasta; al comer en forma desmedida se acumula mucha energía, lo que podría causar un incremento de peso de hasta 15 Kg. en un año, de ahí la importancia de hacer ejercicio para quemar dicha energía.
– Medicamentos: el médico es la única persona autorizada para prescribir anoréxicos, tranquilizantes, antidepresivos y, en los casos estrictamente necesarios, hormonas tiroideas.
– Terapia psicológica: la finalidad de cualquiera de la terapia es descubrir la causa del problema, aunque cabe advertir que se presentan dos situaciones peculiares: el paciente desarrolla dependencia hacia el terapeuta, o bien, muestra actitudes inmaduras de su etapa infantil.
También es pertinente aclarar que el resultado de la psicoterapia es variable, dependiendo del paciente. Se ha observado que algunas de las personas que responden positivamente al tratamiento vuelven a comer compulsivamente cuando atraviesan por periodos de estrés, pero als cabo de los mismos dejan de hacerlo.

Consideramos importante desarrollar habilidades en los pacientes para el manejo de la ansiedad y el estrés, para evitar estos posibles periodos de desorden alimenticio.

Fuente: Profeco

Terapia Individual

Terapia uno a uno mediante chat en línea.

Terapia Familiar

Terapia en línea con los diferentes miembros de la familia. Sesiones live cam y modelación.

Terapia de Pareja

Terapia con la pareja, en sesiones individuales y conjuntas.

Life Coaching

Sesiones cortas donde tu "Coach" o entrenador de vida te ayudará en tu día a día.

Sitio desarrollado por Psicohumano.com. Todos los derechos reservados 2004-2013